Albert Barberà
Director general de Biocat

Tendencias globales. Retos locales
Consolidación, eficiencia y transformación

La cuarta edición del Informe Biocat pretende, un año más, presentar y actualizar los indicadores y los principales datos del sector de las ciencias de la vida y de la salud de Cataluña para ofrecer una visión holística de la BioRegión.

Este año, hemos hecho un esfuerzo en la síntesis de las ideas y del documento en general que, por primera vez en formato digital y con un diseño más visual, incluye tanto la situación de los principales agentes del ecosistema como la opinión de expertos internacionales e iniciativas relevantes, que esperamos que contribuyan a entender mejor la realidad de un sector complejo y en progresiva transformación.

Entre las novedades de la publicación 2015 también destaca un abanico de casos de éxitos empresariales que ponen de manifiesto la gran calidad de la investigación catalana, el espíritu emprendedor y el trabajo bien hecho de un número cada vez mayor de compañías que están en la primera línea de la liga europea e internacional. Y es que los éxitos de la BioRegión se pueden explicar de forma global, con datos, pero también a través de proyectos concretos y de los equipos que hay detrás. No ha sido una selección fácil, porque empezamos a contar con un número abundante de ejemplos para cada subsector (biotec y farma, tecmed y digital health), pero hemos intentado recoger una muestra representativa con criterios de una trayectoria empresarial consolidada, éxitos financieros, grandes operaciones o innovación en sus productos/servicios.

Un conjunto de datos y jugadores de la champions que nos alientan a continuar trabajando para fortalecer las potencialidades de una BioRegión que avanza, a pesar de un entorno difícil, cada vez más comprometida y capacitada para dar respuesta a los grandes retos de salud actuales, y para aumentar el crecimiento económico y social de un país pequeño que compite en un mercado global.

Tendencias y retos globales

La globalidad intrínseca del sector de las ciencias de la vida y la salud exige estar atentos a los cambios constantes y a la evolución de las tendencias internacionales que impactan en los mercados y las organizaciones que trabajan en ellos. Por un lado, los cambios demográficos, el aumento de las enfermedades crónicas, la expansión de los mercados emergentes, los avances en tratamientos y en tecnología marcan el crecimiento de los últimos años, y, por otro lado, junto con la exigencia de reducción de costes, la mejora de resultados y la demostración de valor por parte de gobiernos y proveedores. Por tanto, es evidente que vivimos una etapa de transformación.

A continuación destacamos consideraciones importantes (algunas de las cuales se encontrarán en los artículos del Informe) que evidencian la necesidad de adaptarnos, innovar, colaborar y ser más eficientes en los próximos años.

Primera tendencia: convergencia entre sectores

Los avances científicos y tecnológicos de la última década están provocando que las fronteras tradicionales entre sectores dentro de las ciencias de la vida y la salud (proveedores, farma y biotec, medtec, digital health) se estén difuminando.

En los últimos tres años se ha producido una convergencia creciente entre estos sectores: no solo cada uno de ellos es importante por sí mismo, sino que cada vez son más importantes unos para otros: una farma que quiere ofrecer productos beyond the pill o beyond the molecule necesita basarse en el campo del tecmedc y del digital health; o un hospital que quiere reducir su gasto en farmacia se plantea cómo puede involucrar la farma en acuerdos de riesgo compartido, etc.

Por otra parte, vamos hacia un mundo en que la consolidación tendrá lugar no solo dentro de nuestro sector, sino entre sectores tradicionalmente diferentes. La próxima gran operación de fusión y adquisición (M&A) podría producirse entre una gran farma y una gran empresa de telecomunicaciones.

Esta tendencia implica que la capacidad de colaborar con otros actores será más crítica que nunca en la próxima década. La pregunta es: ¿quién ejercerá el rol de liderazgo en estas nuevas situaciones?

Segunda tendencia: cada subsector deberá responder a nuevos retos

Cada uno de los subsectores (proveedores, farma y biotec, medtec, digital health) y las principales actividades relacionadas con el conocimiento (investigación e innovación) se someten a nuevos retos. En esta próxima década, habrá mucho talento (inteligencia), soft skills (habilidades de colaboración y trabajo multidisciplinario), y multidisciplinariedad para dar respuesta a este nuevo paradigma.

Proveedores de salud:

Farma y biotec:

Tecmed:

Digital health:

Tercera tendencia: la colaboración como palanca para una nueva configuración del ecosistema

Los dos procesos principales para generar valor en una economía del conocimiento (la investigación y la innovación) son ambos, por su propia naturaleza, extremadamente ineficientes. Por lo tanto, es clave acertar las estrategias, las políticas y las metodologías en las que, en un entorno de restricción presupuestaria, el retorno sea máximo. Y es que, además, la capacidad de transferir los costes a otros agentes del sistema se está reduciendo.

Dadas las características de nuestro sector (diverso, regulado y con un número amplio de actores interdependientes), en salud es relativamente fácil crear y entregar valor (con actividades que generan costes) y bastante complicado capturar valor (generar ingresos).

En este sentido, una manera de maximizar la eficiencia de los procesos es mejorar las actividades de transferencia de tecnología, ya que son las que permiten no solo contribuir al gran árbol de la ciencia, sino también construir empresas que comercialicen productos y servicios que, por un lado, impacten positivamente en la salud de los pacientes (si no llegan al paciente no son útiles para nadie) y, por otra parte, sirvan como palanca para el crecimiento económico y social de ciudades-regiones-países.

Y es que nos encontramos en un sector en el cual la participación y el liderazgo del conjunto de los actores se vuelve cada vez más importante. No podemos exigir al otro que sea él quien se arriesgue. Lo tenemos que hacer todos: no solo los emprendedores, no solo el sector privado, no solo el sector público. Aquí radica la dificultad del reto: hacerlo juntos. Los que colaboren mejor tendrán más capacidad, no solo de generar y entregar valor, sino también de capturar valor. La sostenibilidad de los sistemas de salud así como de las ciudades-regiones-países como ejes de desarrollo económico en el futuro pasará por este camino.

Situación en la BioRegión

En septiembre de 2015 (año de cierre de los datos de este Informe), la BioRegión cuenta con 734 empresas (221 biotecnológicas, 46 farmacéuticas, 94 de tecnologías médicas innovadoras, 208 proveedores e ingenierías, 139 empresas de servicios profesionales y consultoría y 26 entidades de inversión activas) y 89 entidades de investigación (41 centros de investigación, 15 hospitales universitarios, 11 universidades que ofrecen estudios de ciencias de la vida; 13 parques científicos y tecnológicos con actividades en ciencias de la vida; 7 centros tecnológicos y 2 grandes infraestructuras científicas).

Todos estos activos hacen de la BioRegión un ecosistema muy competitivo e innovador que ha ganado peso respecto a otros clústeres líderes europeos, con la mayoría de los cuales mantiene acuerdos de colaboración.

Empezamos por hacer una aproximación al panorama empresarial, donde el balance de estos dos años nos lleva a una valoración positiva global. Por un lado, el incremento del número de compañías (debido a su crecimiento sostenido, a la incorporación de empresas de servicios a este sector y a la ampliación de la base de datos del Directorio Biocat, especialmente empresas tecmed y digital health),9 el aumento de la dimensión de las empresas (el número de empresas medianas ha aumentado y se han reducido las empresas pequeñas) y, por otro, la elevada captación de fondos de inversión (especialmente en 2015) y las grandes operaciones empresariales son signos que evidencian la consolidación progresiva de nuestro ecosistema. Y es que la apuesta hecha por la Administración hace más de 10 años para impulsar la BioRegión empieza ahora a recoger los frutos más significativos. La calidad de nuestra investigación, el nivel científico de los proyectos, la madurez alcanzada por las empresas, los emprendedores y los inversores locales especializados –cada vez más conectados internacionalmente– han contribuido de manera efectiva a los éxitos vividos este último año. En el campo de la biotecnología, por ejemplo, solo las tres operaciones de Minoryx, Oryzon y Aelix Therapeutics en Barcelona superan los datos de toda la inversión privada del 2014. Cabe decir que la efervescencia de los mercados internacionales, sobre todo en EEUU, con salidas a bolsa importantes, una intensa actividad en fusiones y adquisiciones y grandes ampliaciones de capital, ha influido, sin duda, en esta etapa de bonanza.

En cuanto a la excelencia científica, Cataluña continúa situándose entre las primeras regiones europeas en calidad y cantidad, gracias a un modelo basado en la autonomía de los centros, la contratación según resultados, la evaluación de expertos independientes y la apuesta por programas de atracción y retención de talento. Sin embargo, la necesidad de ganar masa crítica y competitividad internacional ha impulsado una serie de procesos de fusión y concentración de entidades e infraestructuras que se han iniciado este período, entre las que destaca la creación del BIST (Barcelona Institute of Sciences and Technology), que agrupa seis grandes centros de investigación, y de EURECAT, que fusiona seis grandes centros tecnológicos. En el ámbito de la docencia, Cataluña cuenta con tres universidades entre las 200 mejores del mundo10 (UB, UAB, UPF) y dos de las 10 mejores escuelas de negocio europeas (IESE y Esade).11 La mayoría de indicadores de búsqueda continúan situándonos entre un 50% y un 100% por encima de lo que sería de esperar por cuota de población en Europa, con un aumento de las ayudas conseguidas del ERC (European Research Council) y de los fondos competitivos estatales y europeos, y una producción científica en ciencias de la vida que continúa en crecimiento, y que ya representa el 3,15% de la europea.

En este sentido, y a pesar de un entorno económico recesivo, Europa, que también quiere mejorar los indicadores de innovación, ha puesto en marcha instrumentos como la RIS3 (estrategias regionales de especialización inteligente), con el objetivo de conseguir que diferentes agentes del sistema trabajen conjuntamente para consolidar estrategias innovadoras en los principales pilares industriales de cada región, u otras iniciativas como las Knowledge and Innovation Communities del EIT (Instituto Europeo de Innovación y Tecnología). De estas comunidades (KIC), la de salud y envejecimiento activo (EIT Health tiene una sede en Barcelona y es uno de los proyectos más ambiciosos en el ámbito de la salud con financiación pública de estos tiempos, todo un éxito para la BioRegión.

Sin embargo, el análisis del Informe sigue poniendo de manifiesto retos que venimos arrastrando, los cuales hay que corregir y afrontar:

Estas dificultades locales enfatizan la necesidad de continuar trabajando para conseguir un verdadero ecosistema alineado en voluntades y actuaciones estratégicas –con la complicidad del sector público y del privado– que permita incrementar el valor y que será esencial para ganar competitividad internacional y diferenciación en un sector en transformación. Es necesario, por tanto, seguir adelante para maximizar las excelentes potencialidades de la BioRegión que recoge este Informe, y que son la garantía del progreso y del futuro de nuestro país.

9  Fuente principal de la obtención de datos del Informe
10 Ranking The Times Higher Education (THE) 2015.
11 Ranking del Financial Times 2015.